Main content

    Bultos en las mamas ymamas de textura grumosa

    La mama de textura grumosa

    "Grumosa" es un término que habitualmente se usa para describir la textura de las mamas en muchas mujeres. La textura grumosa generalmente se produce a causa de las estructuras normales de la mama. Estas estructuras son más notables en la zona superior externa, pero pueden sentirse al tacto en cualquier zona de la mama. Estas formaciones generalmente son cíclicas, es decir que cambian durante el ciclo menstrual, a la vez que cambian los niveles de hormonas femeninas (estrógeno y progesterona).

    Esta textura grumosa puede estar relacionada con dolores o malestares cíclicos (consulte el folleto About Breast Pain [Acerca del dolor en las mamas]).

    Las mamas de textura grumosa afectan al menos a la mitad de la población femenina en algún momento de su vida. Durante muchos años, las mujeres que presentaban mamas de textura grumosa han recibido el diagnóstico de "enfermedad fibroquística." Este término es engañoso porque las mamografías y las ecografías de mamas de textura grumosa por lo general arrojan resultados normales. No existe un tratamiento eficaz y estos cambios normales en la textura de las mamas no requieren ningún tipo de tratamiento.

    Les recomendamos a todas las mujeres que aprendan a reconocer la textura normal y los cambios cíclicos de sus propias mamas. El autoexamen mamario (BSE, por sus siglas en inglés) es una de las técnicas que las mujeres pueden usar para reconocer cómo se sienten al tacto normalmente las mamas y así poder informar a su médico sobre cualquier cambio inusual que perciban. El Breast Health Center ofrece instrucción personalizada sobre el autoexamen mamario (consulte el folleto Individualized Instruction in BSE [Instrucción personalizada sobre el autoexamen mamario]).

    Back to top

    El bulto en la mama

    Un bulto en la mama, a diferencia de la “textura grumosa” que describimos antes, se siente diferente al tacto, especialmente para la mujer que se esté realizando el autoexamen mamario. Los bultos por lo general sobresalen del tejido circundante. Pueden tener cualquier tamaño y forma, moverse o no y pueden tener diferente firmeza. Es más fácil sentirlos al tacto si están cerca de la piel. Los bultos que no sufren cambios durante uno o dos ciclos menstruales deben analizarse más profundamente.

    Muchos médicos, en su consultorio, realizan la práctica de introducir una aguja fina en el bulto de la mama para averiguar qué es (biopsia por aspiración con aguja fina). Si el bulto es un quiste lleno de líquido, con este procedimiento es posible diagnosticar y tratar el bulto extrayendo el líquido del quiste para que el bulto desaparezca. Si no se extrae líquido, el contenido de la aguja puede enviarse al laboratorio para su análisis (citología por aspiración con aguja fina).

    La ecografía mamaria permite tanto detectar bultos como diferenciar entre quistes llenos de líquido y bultos sólidos (consulte el folleto Breast Cysts [Quistes mamarios]). Cuando se deriva a una mujer al Breast Health Center con un bulto mamario sin diagnóstico, por lo general se le realiza una ecografía.

    La mamografía tal vez no sea la opción apropiada para muchas mujeres jóvenes, en cuyo caso, es probable que sea suficiente con una ecografía. En cambio, a las mujeres mayores puede resultarles útil tanto una mamografía como una ecografía.

    Back to top

    Lo que puede verse en la ecografía y en la mamografía

    Las mamografías pueden mostrar el bulto en cuestión y brindar más información sobre su naturaleza. Se pega un marcador radiopaco metálico en la piel de la mama, por encima del bulto, y se toman imágenes mamográficas especiales de la zona para ayudar al médico a enfocarse en ese punto en particular. Lo más importante es que la mamografía le permite al médico analizar detenidamente la totalidad del tejido de la mama para encontrar cualquier zona anormal que no se sienta al tacto. Al evaluar un bulto en la mama, la ecografía mamaria generalmente brinda más información que una mamografía. Si la ecografía muestra que se trata de un quiste simple, por lo general no se necesitan diagnósticos ni tratamientos adicionales.

    A veces resulta difícil identificar quistes complejos y bultos sólidos en una imagen ecográfica. Para este tipo de formaciones, es necesario realizar exámenes adicionales, para lo cual se extrae una pequeña cantidad de tejido y se lo analiza en un laboratorio. Si la zona puede observarse claramente con una mamografía o ecografía, el radiólogo usa estas imágenes como guía para introducir una aguja en el bulto y extraer pequeños fragmentos de tejido para su análisis. También es posible extraer el bulto completo mediante una cirugía.

    Back to top

    El bulto palpable con mamografía y ecografía normales

    A veces, un bulto palpable no puede verse en la mamografía ni en la ecografía. Esto puede indicar que el bulto es un "falso bulto" formado por tejido mamario normal.

    Sin embargo, a veces tampoco es posible observar en la mamografía ni en la ecografía un bulto real en la mama. Si bien estos exámenes normales son tranquilizadores, es importante que la mujer y su médico continúen controlando el bulto.

    Se recomienda que un cirujano especialista en mamas examine los bultos que no desaparecen o que aumentan de tamaño, aun cuando la mamografía y ecografía hayan arrojado resultados normales.

    La biopsia con aguja guiada por palpación (tacto) permite obtener información útil cuando el bulto en la mama puede palparse, pero la mamografía y la ecografía son normales. El médico puede realizar este examen o bien derivar a la paciente a un cirujano especialista en mamas para este procedimiento.

    Back to top