Main content

    Learning About Your Health

    Derrame Cerebral (Ataque Cerebral): Sus cuidados en el hospital
    Stroke: Your Care in the Hospital

    Sus Cuidados En El Hospital Y En El Hogar [PDF]Opens new window (95KB)
    (Descargue una copia gratuita de Adobe Acrobat ReaderOpens new window)

    ¿Qué es un derrame cerebral (ataque cerebral)?

    Un derrame cerebral (ataque cerebral) se produce cuando un vaso sanguíneo (arteria) que transporta sangre al cerebro se bloquea o estalla. La falta de flujo sanguíneo provoca la muerte de las células cerebrales. Después de un derrame cerebral, es posible que se pierdan algunas funciones corporales, como el habla o la movilidad de algunas partes del cuerpo. Esto depende de dos factores:

    • qué parte del cerebro sufrió el daño

    • qué tan severo fue el ataque
    Los derrames cerebrales constituyen la tercera causa principal de muerte en los Estados Unidos después de la enfermedad del corazón y el cáncer, y constituyen la principal causa de incapacidad seria y a largo plazo.

    Existen dos tipos de derrame cerebral, isquémico y hemorrágico.
    1. Derrames cerebrales isquémicos: constituyen alrededor del 80% de todos los derrames cerebrales. Los derrames cerebrales isquémicos ocurren cuando se bloquea el suministro de sangre al cerebro. Existen dos tipos principales de derrame cerebral isquémico:

      • Derrames cerebrales trombóticos: es el tipo de derrame cerebral más común. Se produce por la formación de un coágulo de sangre (trombo) en una arteria que bloquea el flujo sanguíneo a una parte del cerebro. Por lo general, estos coágulos de sangre se forman en arterias dañadas por aterosclerosis o placa.


      • Derrames cerebrales embólicos: se producen por un coágulo (émbolo) que se desplaza. El coágulo se forma en otra parte del cuerpo (por lo general, en el corazón o el cuello) y obstruye una arteria.
    2. Derrames cerebrales hemorrágicos: constituyen alrededor del 20% de todos los derrames cerebrales. Los derrames cerebral hemorrágicos ocurren cuando estalla una arteria, lo que provoca sangrado craneal. Existen dos tipos de derrame cerebral hemorrágico:

      • Hemorragia cerebral: el sangrado se produce dentro del cerebro.

      • Hemorragia subaracnoidea: el sangrado se produce en la superficie del cerebro, en el espacio subaracnoideo (entre el cerebro y el cráneo). Por lo general, el sangrado es provocado por un aneurisma (una bolsa llena de sangre que sobresale de la pared de una arteria) que estalla o una malformación arteriovenosa (arteriovenous malformation, AVM) (un conjunto de vasos sanguíneos enredados presente desde el nacimiento).

    Back to top

    Su estadía en el hospital

    La mayoría de las personas permanecen en el hospital durante 3 a 6 días después de sufrir un derrame cerebral isquémico y, posiblemente, más tiempo después de un derrame cerebral hemorrágico. La duración de la estadía depende de:

    • si necesita cirugía,


    • si se conoce la causa del derrame cerebral y


    • si necesita recibir más terapia.

    Back to top

    Sus medicamentos en el hospital

    Tratamiento inmediato para derrames cerebrales isquémicos

    Medicamentos que eliminan los coágulos

    Para tratar un derrame cerebral isquémico, es posible que le inyecten medicamentos en una vena (por vía intravenosa). Estos medicamentos, denominados trombolíticos, ayudan a disolver los coágulos de sangre provocados por un derrame cerebral. Por lo general, este tratamiento debe aplicarse dentro de un período de 3 horas después de que comenzó el derrame cerebral.

    También es posible que los medicamentos para disolver el coágulo se inyecten utilizando un catéter (tubo delgado). El catéter se inserta en un vaso sanguíneo de la ingle y se guía hasta el vaso sanguíneo bloqueado del cerebro. También se pueden utilizar anticoagulantes para evitar que se formen más coágulos.

    El riesgo más importante de estos tratamientos es el sangrado. Este sangrado puede ser muy severo y puede poner en peligro la vida.

    Extracción mecánica del coágulo
    Para esta técnica también se utiliza un catéter que se guía hasta el vaso sanguíneo bloqueado. El coágulo se extrae utilizando un dispositivo mecánico, similar a un espiral o lazo. Con frecuencia, este tratamiento se administra junto con el medicamento para disolver los coágulos.

    Tratamientos en investigación para el derrame cerebral agudo
    Usted se encuentra en un centro de investigación para el tratamiento de derrames cerebrales, y es posible que se le invite a participar en un estudio de investigación. Estos nuevos tratamientos de derrames cerebrales pueden incluir nuevos dispositivos, medicamentos y tratamientos combinados. Si es elegible, recibirá información acerca de estos nuevos tratamientos y puede decidir participar.

    Prevención del derrame cerebral isquémico
    Tomar medicamentos para evitar que se formen más coágulos de sangre constituye una parte importante de los cuidados que se proporcionan en caso de un derrame cerebral. Puede recibir uno de los siguientes medicamentos para evitar la formación de coágulos:

    1. Anticoagulantes: Coumadin (warfarina) o heparina

      • Objetivo: evitar la formación de nuevos coágulos de sangre.


      • Efecto: los anticoagulantes evitan la formación y el crecimiento de coágulos de sangre.


      • Posibles efectos secundarios: sangrado o aparición de moretones.


      • Con estos medicamentos, su médico necesita observarle cuidadosamente, y es necesario que le realicen análisis de sangre en forma regular.
    2. Antiplaquetarios: aspirina, clopidogrel (Plavix), combinación de dipiridamol/aspirina (Aggrenox)

      • Objetivo: evitar los derrames cerebrales trombóticos.


      • Efecto: los antiplaquetarios evitan la formación y el crecimiento de coágulos de sangre.


      • Posibles efectos adversos: sangrado o aparición de moretones.


      • Cuando tome estos medicamentos, no es necesario que le realicen análisis de sangre en forma regular.
    SIGNOS DE ADVERTENCIA de SANGRADO
    Informe a su médico o enfermero si presenta algún signo de sangrado:
    • fácil aparición de moretones


    • sangrado cuando se cepilla los dientes


    • orina de color marrón oscuro


    • deposiciones de color marrón oscuro, rojo o negro


    • cortes que no dejan de sangrar

    Back to top

    Cirugía y radiología intervencionista

    Derrames cerebrales isquémicos

    Algunos derrames cerebrales se producen por el bloqueo de las arterias carótidas
    (las arterias que se encuentran a ambos lados de la parte anterior del cuello). Si se bloquean estas arterias, el riesgo de sufrir un derrame cerebral es mayor.

    • La endarterectomía carotídea (Carotid Endarterectomy, CEA) es una cirugía que se realiza para extraer el bloqueo de las arterias carótidas.


    • Angioplastia carotídea y colocación de stent: la angioplastia es un procedimiento que abre una arteria bloqueada. El médico introduce en la arteria un catéter (tubo delgado) que tiene un pequeño balón alrededor. El balón se infla para abrir el vaso sanguíneo. El médico también puede introducir en la arteria un tubo de malla hueco, denominado stent, a fin de mantenerla abierta. Al igual que la endarterectomía carotídea (CEA), esta cirugía puede ayudar a reducir su riesgo de sufrir otro derrame cerebral.
    Derrames cerebrales hemorrágicos

    Hemorragia subaracnoidea (Subarachnoid Hemorrhage, SAH):
    existen diferentes tratamientos para este tipo de derrame cerebral. Su médico puede recomendar cirugía o la colocación de un espiral (catéter) endovascular.
    • Cirugía, se coloca un clip en el aneurisma a través de una craneotomía: esto implica perforar el cráneo para que el cirujano pueda reparar el aneurisma. El cirujano coloca un clip metálico en la base del aneurisma para sellarlo por completo.


    • Embolización con espiral: esto implica rellenar el aneurisma con hilos en espiral muy delgados. Este procedimiento se realiza desde el interior de los vasos sanguíneos y es más sencillo que la cirugía.
    Hemorragia cerebral (intracerebral hemorrhage, ICH): por lo general, para este tipo de derrame cerebral se administra tratamiento con medicamentos y, en ocasiones, se realiza cirugía.
    • Medicamentos: para disminuir la presión arterial y controlar el sangrado.


    • Cirugía: para extraer el coágulo a través de una perforación en el cráneo.

    Back to top

    Después de un derrame cerebral

    Una vez que sufre un derrame cerebral (ataque cerebral) o un ataque isquémico transitorio (Transient Ischemic Attack, TIA) (un derrame cerebral breve que dura solo unos minutos), corre un riesgo mucho mayor de sufrir otro derrame cerebral. Esté atento a los signos y síntomas de otro derrame cerebral. Llame al 911. ¡¡¡La pérdida de tiempo implica la pérdida cerebral!!!

    Si experimenta alguno de los siguientes signos de advertencia de un derrame cerebral, informe de inmediato a sus médicos, enfermeros o terapeutas.

    SÍNTOMAS de un derrame cerebral:

    1. Cara: ¿su cara se ve asimétrica cuando sonríe? ¿Tiene usted un nuevo dolor de cabeza o uno severo?


    2. Brazo: ¿siente débil uno de los brazos, o uno de los brazos tiende a estar más abajo al alzar ambos brazos? ¿Nota que arrastra una pierna, o la siente débil o con movimientos torpes, especialmente de un lado del cuerpo?


    3. Habla: ¿los sonidos que emite al hablar son mal articulados o extraños?

    Back to top

    Planifique sus actividades

    • Cuando pueda levantarse de la cama, pídale ayuda a su enfermero.


    • Comience a moverse lentamente: gire en la cama, siéntese en una silla o camine hasta el baño. Los enfermeros le ayudan con estas actividades hasta que sea seguro realizarlas solo.


    • Un fisioterapeuta le enseña a moverse en forma segura y correcta. Esto es especialmente importante si tiene dificultad para mover los brazos o las piernas.


    • Un terapeuta ocupacional trabaja con usted para que vuelva a aprender actividades de la vida cotidiana, como comer, beber, vestirse, escribir, leer, ir al baño, etcétera.


    • Un terapeuta del habla u ocupacional le ayuda a encontrar la mejor manera para comunicarse si tiene problemas para hablar o para comprender la palabra oral.


    • Un terapeuta del habla trabaja con usted si tiene dificultades para tragar. El terapeuta del habla le enseña a comer y le recomienda los tipos de alimentos más apropiados para usted.


    • Trabaje con su administrador de casos para planificar su rehabilitación cuando vaya a su hogar.


    • Si usa prótesis dentales o anteojos, pídale a alguien que los traiga al hospital.

    Back to top

    Acerca de su dieta

    • Puede seguir su dieta regular si le resulta posible comer y tragar en forma segura.


    • Un dietista trabaja con usted para ayudarle a elegir una dieta balanceada.
    Problemas para tragar

    • Un terapeuta del habla y un dietista le ayudan a encontrar los mejores tipos de alimentos para comer y le muestran cómo tragar en forma segura.


    • Evite que los alimentos “bajen por el conducto equivocado” hacia las vías respiratorias (pulmones):


      • Durante las comidas, siéntese derecho en una silla.


      • Tome pequeños bocados y coma lentamente. Tómese tiempo para masticar los alimentos.


      • Tome un bocado o beba un sorbo a la vez.


      • No hable con la boca llena.


      • No use una pajilla para beber líquidos.


      • Asegúrese de tragar todo lo que tiene en la boca y de que no le queden restos de alimento en la boca.


      • Permanezca sentado durante 30 minutos después de terminar la comida y antes de acostarse.

    Back to top

    Su tratamiento y sus pruebas

    • Terapia con oxígeno (si es necesaria).


    • Es posible que los líquidos se administren por vía intravenosa (IV) hasta que le sea posible beberlos.


    • Es posible que le coloquen una sonda de alimentación si no le es posible tragar alimentos o bebidas.


    • En ocasiones se coloca un catéter urinario (pequeño tubo delgado) en la vejiga para ayudarle a orinar.


    • Su médico y enfermero realizan “controles neurológicos” para verificar si el derrame cerebral afectó su capacidad de pensar, su memoria, y la movilidad de los brazos y las piernas. Ellos le piden que diga su nombre, la fecha y dónde se encuentra. Controlan cómo los ojos reaccionan a la luz, y la fuerza y movilidad de las manos y los pies.


    • Si tiene problemas para tragar, se realiza un estudio sobre la capacidad para tragar.


    • Una tomografía computarizada (computed tomography, CT) o una resonancia magnética (magnetic resonance imaging, MRI) de la cabeza proporcionan fotografías del cerebro y pueden mostrar qué tipo de derrame cerebral tuvo y dónde está localizado.


    • Es posible que se realice un ultrasonido de la carótida para ver las arterias que se encuentran a los lados del cuello.


    • Es posible que se realice un ecocardiograma para ver el corazón y las válvulas cardíacas.


    • Una angiografía cerebral proporciona información detallada de las arterias y el cerebro.

    Back to top

    Obtenga apoyo del Equipo Médico

    • El derrame cerebral es una condición seria que puede provocar algunas incapacidades. Puede resultar terrible para usted y su familia, y puede ser difícil de sobrellevar. Es posible que, después de un derrame cerebral, usted y su familia se sientan deprimidos, ansiosos, frustrados y enojados.


    • Comparta sus inquietudes y sentimientos con sus médicos y enfermeros, administradores de casos, trabajadores sociales y capellanes. Pida ayuda si tiene inquietudes financieras, para prepararse para regresar a su hogar y con la situación en su hogar.


    • Los administradores de casos y trabajadores sociales le ayudarán a prepararse para regresar a su hogar y en situaciones difíciles o de emergencia. Ellos le brindan información acerca de los recursos comunitarios que le ayudarán a largo plazo.


    • Los asesores financieros le brindan ayuda si tiene preguntas acerca de su seguro de salud.


    • Los capellanes están disponibles en todo momento. Informe a su médico o enfermero si desea coordinar una visita.

    Back to top

    Coordine el transporte a su hogar

    • Es posible que después de un derrame cerebral no pueda conducir usted mismo a su hogar. Haga los arreglos para que un familiar o amigo le lleve.


    • Hable con un administrador de casos si necesita ayuda para llegar a su hogar o para subir las escaleras. La mayoría de los seguros no pagan el transporte al hogar.

    Back to top

    Continuidad de los cuidados: admisión en una Unidad de cuidados posagudos
    (centro de enfermería especializada con licencia)

    Es posible que su médico determine que usted necesita permanecer más tiempo en un hospital para continuar con el tratamiento o la rehabilitación. Si su condición es estable, pero necesita seguir recibiendo cuidados que pueden brindarse en forma segura en su hogar, puede dirigirse a una Unidad de cuidados posagudos de California Pacific o a un centro de enfermería especializada de la comunidad.

    Las Unidades de cuidados posagudos de
    California Pacific son centros de enfermería especializada con licencia que proporcionan cuidados a corto plazo para personas que no necesitan permanecer en el hospital “de cuidados agudos”. En una Unidad de cuidados posagudos, podrá recibir más tratamiento de rehabilitación que en el hospital; por ejemplo, terapia física, terapia ocupacional, terapia del habla, antibióticos por vía IV y cambio de apósitos. Las Unidades de cuidados posagudos de California Pacific están ubicadas en California Campus (3698 California Street) y Davies Campus (Castro Street y Duboce Street).

    Un equipo de médicos, enfermeros, administradores de casos, trabajadores sociales, farmacéuticos, dietistas y terapeutas trabajan juntos para brindarle cuidados. Su médico de cuidados primarios no cambia, pero es posible que él le remita a uno de los médicos de la Unidad de cuidados posagudos. O bien, es posible que su médico sea parte del equipo médico de ese lugar.
    Back to top

    Traslado al Centro de rehabilitación aguda

    El Centro de rehabilitación aguda es un hospital que cuenta con un equipo de médicos, enfermeros, terapeutas, administradores de casos y trabajadores sociales. El Centro de rehabilitación aguda es útil para las personas que pueden realizar, al menos, 3 horas de terapia por día. El tipo de terapia que reciba y la cantidad dependerán de las dificultades que tenga después del derrame cerebral. Fisioterapeutas, terapeutas ocupacionales, del habla y respiratorios pueden trabajar con usted. El Centro de rehabilitación aguda de California Pacific Medical Center está ubicado en Davies Campus (Castro Street y Duboce Street), South Tower, 3° piso.

    Si se encuentra en Pacific Campus, el hospital coordinará su traslado en ambulancia, furgoneta para silla de ruedas o automóvil particular. En Davies Campus, será trasladado en silla de ruedas o en su cama.

    Usted y su médico analizarán cuándo podrá regresar a su hogar. Antes de que deje el hospital, un enfermero, administrador de casos o trabajador social se reunirá con usted y su familia para hablar acerca de lo que necesite para cuidarse en su hogar o para ayudarle a encontrar un lugar donde quedarse y recibir la ayuda que necesite.

    Back to top

    Prevenga otro derrame cerebral

    Alrededor de 1/3 de los sobrevivientes de derrames cerebrales sufren otro derrame cerebral dentro de un período de 5 años. Existen muchas condiciones médicas que pueden aumentar su riesgo de sufrir otro derrame cerebral: presión arterial alta, el hábito de fumar, colesterol alto y latidos cardíacos irregulares. Para reducir su riesgo, mantenga un estilo de vida saludable y trabaje con su médico, a fin de tratar sus otros problemas médicos.

    Condiciones médicas que aumentan su riesgo de sufrir un derrame cerebral

    La presión arterial alta (hipertensión)
    constituye la principal causa de derrame cerebral, no obstante, puede tratarse. Si tiene presión arterial alta que no está siendo tratada, tiene una probabilidad entre 4 y 6 veces mayor de sufrir un derrame cerebral. La presión arterial alta hace que los vasos sanguíneos desarrollen bloqueos por placa y coágulos de sangre (derrame cerebral isquémico) o se rompan (derrame cerebral hemorrágico).

    Qué puede hacer:

    • Controle su presión arterial en forma regular. Si es mayor que 135/85, informe a su médico. Todos los pacientes que sufrieron un derrame cerebral deben tener una presión arterial normal (120/80 o menor).


    • Coma alimentos con bajo contenido de grasas y sal.


    • Deje de fumar.


    • Haga ejercicio en forma regular, al menos 3 veces por semana (de 15 a 40 minutos cada vez). Consulte a su médico antes de comenzar un programa de ejercicios.


    • Tome medicamentos recetados por su médico para controlar la presión arterial.
    La diabetes (altos niveles de azúcar en sangre) aumenta entre 2 y 3 veces su riesgo de sufrir un derrame cerebral.

    Qué puede hacer:
    • Siga la dieta que le haya indicado su médico o nutricionista.


    • Haga ejercicio en forma regular, al menos 3 veces por semana (de 15 a 40 minutos cada vez). Consulte a su médico antes de comenzar un programa de ejercicios.


    • Si tiene sobrepeso, consulte a su médico o nutricionista sobre cómo perder peso.


    • Tome los medicamentos recetados para su diabetes. Controlar su presión arterial reduce aún más su riesgo.
    Condiciones cardíacas (cardiovasculares), como la insuficiencia cardíaca, un ataque cardíaco anterior, la enfermedad valvular cardíaca y, en especial, la fibrilación auricular (latidos cardíacos irregulares) pueden aumentar su riesgo de sufrir un derrame cerebral. Si no se la trata, la fibrilación auricular puede aumentar entre 4 y 6 veces su riesgo de sufrir un derrame cerebral.

    Qué puede hacer:
    • Hágase controles regulares con su médico.


    • Tome los medicamentos recetados por su médico para su condición cardíaca.
    El hábito de fumar duplica su riesgo de sufrir un derrame cerebral. Si fuma, DEJE de hacerlo hoy. Además de lesionar los pulmones, el hábito de fumar también daña las paredes de los vasos sanguíneos, endurece las arterias, hace que el corazón deba realizar un mayor esfuerzo y aumenta la presión arterial. Si deja de fumar hoy, al cabo de 2 a 5 años su riesgo de sufrir un derrame cerebral será el mismo que el de una persona que jamás fumó.

    Qué puede hacer:
    • Pídale ayuda a su médico para dejar de fumar.


    • Llame al 1-800-456-6386 para obtener más información sobre cómo dejar de fumar.


    • Si se encuentra en el hospital, hable con un enfermero que ayuda a los pacientes a dejar de fumar. Pida un folleto que tenga consejos y remisiones útiles.
    Los niveles de colesterol altos pueden bloquear sus arterias.

    Qué puede hacer:
    • Conozca las cifras de su nivel de colesterol.


    • Siga una dieta con bajo contenido de colesterol y grasas, en especial, las grasas saturadas. Las yemas de huevo, la carne y los productos lácteos tienen un alto contenido de colesterol y grasas.


    • Haga ejercicio en forma regular, al menos 3 veces por semana (de 15 a 40 minutos cada vez). Consulte a su médico antes de comenzar un programa de ejercicios.


    • Tome los medicamentos recetados por su médico.
    Consumo de alcohol elevado: consumir más de 2 bebidas alcohólicas por día puede aumentar su presión arterial y también aumentar 3 veces su riesgo de sufrir un derrame cerebral. Puede provocar enfermedad hepática, entre otras condiciones.

    Qué puede hacer:
    • Si toma bebidas alcohólicas, hable con su médico.


    • Límite la cantidad de alcohol que consume a menos de 3 oz de licor, 8 oz de vino, 24 oz de cerveza por día o 2 bebidas por día.
    El uso de drogas ilegales, como cocaína, anfetaminas y heroína, puede aumentar su presión arterial y provocar latidos cardíacos irregulares que pueden producir un derrame cerebral.

    Qué puede hacer:
    • Pregúntele a su médico acerca de un programa de tratamiento que le ayude a dejar de consumir estas drogas.
    Las infecciones (virales y bacterianas) pueden aumentar el riesgo de sufrir un derrame cerebral.

    Qué puede hacer:
    • Mantenga una buena higiene dental y corporal.


    • Lávese las manos con frecuencia, en especial después de ir al baño y antes de tocarse cualquier parte de la cara (nariz, ojos, boca).


    • Consulte a su médico acerca de cualquier infección inusual que no desaparezca y cualquier herida que tarde en cicatrizar o no cicatrice.
    Estrechamiento de las arterias carótidas, que son vasos sanguíneos grandes que se encuentran a cada lado del cuello y en las que se puede formar placa y producir un bloqueo.

    Qué puede hacer:
    • Consulte a su médico si las arterias carótidas contribuyen a su riesgo de sufrir un derrame cerebral.


    • Tome sus medicamentos anticoagulantes recetados.


    • Es posible que su médico le recomiende realizar una cirugía o angioplastia para extraer la placa. Esto depende del grado de bloqueo que tenga en las carótidas.
    La obesidad, el colesterol alto, una dieta con alto contenido de grasas y la falta de ejercicio pueden provocar presión arterial alta, enfermedad del corazón, aterosclerosis y diabetes.

    Qué puede hacer:
    • Controle su peso. Pregúntele a su médico cuál es su peso saludable.


    • Siga una dieta saludable: bajo contenido de colesterol y grasas, muchos granos enteros, frutas y verduras (de 4 a 6 porciones por día).


    • Haga ejercicio en forma regular, al menos 3 veces por semana (de 15 a 40 minutos cada vez). Consulte a su médico antes de comenzar un programa de ejercicios.
    El estrés psicológico puede provocar un aumento de la presión arterial y empeorar la aterosclerosis (engrosamiento y endurecimiento de las arterias). El estrés puede ser particularmente peligroso para una persona con presión arterial alta y aterosclerosis.

    Qué puede hacer:
    • Pruebe técnicas para el alivio del estrés, como ejercicios físicos y de relajación, meditación, y encuentre actividades de recreación que disfrute.


    • Exprese sus sentimientos y preocupaciones a sus seres queridos, a su médico y al personal.



    Producido por Center for Patient and Community Education, en asociación con el personal y los médicos de California Pacific Medical Center. Última actualización: 10/06

    Referencias:
    American Heart Association; American Stroke Association; Castillo-Richmond, et al. Effects of stress Reduction on Carotid Atherosclerosis in Hypertensive American. Stroke. 2002; 341:568.


    Financiado por: una generosa donación de la fundación del Sr. Arthur A. Ciocca y Sra.

    Nota: esta información no tiene por objeto reemplazar ninguna información ni asesoramiento médico personal que usted obtiene directamente de su(s) médico(s). Si tiene alguna pregunta acerca de esta información, como los riesgos o beneficios del tratamiento mencionado, consulte a su(s) médico(s).


    Back to top